La pequeña y acogedora ciudad persa de Kashan

January 27, 2019

Kashan es una pequeña ciudad-oasis a orillas del desierto Kavir. Con yacimientos arqueológicos que atestiguan que hubo población humana desde hace 7.000 años de antigüedad, Kashan es una de las ciudades más antiguas de Irán. Habitada por aqueménidas y sasánidas pero destruida por árabes y mongoles, Kashan encontró su esplendor en la época safávida, bajo el reinado del sha Abbas I.

 

El bazar de Kashan, uno de los más bonitos del país, fue el primer bazar construido por los safávidas. Por sus laberínticas callejuelas se pueden encontrar caravasares y preciosos rincones ricamente ornamentados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y en el bazar se encuentra también una evocadora casa del té.

 

 

Entrar aquí fue como entrar a un túnel del tiempo y viajar unos 100 ó 200 años atrás. Desde el bazar hay que bajar unas escaleras de piedra hasta la casa del té, que era un antiguo hammam. Ver a los iraníes sentados en el suelo exhalando el humo de sus shishas mientras bebían té, comían dátiles y sonando de fondo música iraní fue toda una experiencia. Lo único malo es que es muy caro, un té nos costó 100.000R – 2,70€, aunque también es verdad que el té estaba muy bueno, y venía acompañado de agua embotellada, dátiles y galletas.

 

 

Atravesando todo el bazar, salimos muy cerca de donde está la mezquita del viernes, una pequeña mezquita de ladrillo marrón con un hermoso minarete de figuras geométricas. Esta mezquita es del siglo XI y el minarete del año 1087, lo que lo convierte en uno de los minaretes más antiguo de todo Irán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De aquí nos fuimos caminando a otra mezquita de más reciente construcción (s. XIX) pero muy original arquitectónicamente hablando. Se trata de la mezquita y madraza Agha Bozorg. Lo que a simple vista podría parecer una “simple” mezquita más...

 

 

...cuando nos acercamos nos encontramos con la sorpresa que la mezquita está en un segundo nivel y en el piso inferior se encuentra una madraza.

 

 

En el exterior de esta mezquita se encuentra el imamzadeh Khajeh Tajed od-Din, donde descansan los restos de dos hijos de imames.

 

 

Cerca de aquí se encuentra el mausoleo del Sultán Amir Ahmed, con arquitectura de las épocas Selyúcida, Safávida y Qajar.

 

 

Otro de los lugares interesantes que recorrer en Kashan es la antigua fortaleza Jalali y sus murallas. El sultán Malik Shah I mandó su construcción en el siglo XI aunque poco después serían destruidas por los mongoles. Hoy todavía podemos ver los restos en el centro de la ciudad.

 

 

Si atravesamos las murallas se entra donde estaba la antigua fortaleza y ciudad, aunque hoy en día solo hay campos de cultivo. Se puede ver también un antiguo almacén de hielo con forma cónica.

 

 

Y detrás de los sembrados y murallas se asoma la casa histórica de Borujerdi, de mitad del siglo XIX. Perteneció a un rico comerciante llamado Haj Sayed Jafar Borujerdi.

 

 

Una vez ya entrada la noche nos dirigimos hacia el imamzadeh Ziyarat-e Habib ibn-e Musa.

 

 

Para llegar hasta el imamzadeh tuvimos que dar unas cuantas vueltas por pequeñas callejuelas con edificaciones de adobe en un barrio bastante popular. Las calles eran angostas y oscuras. Cuando comenzó a escucharse el maghrib, la llamada a la oración de la noche pudimos orientarnos un poco, y luego sobre todo al ver la destellante luz verde neón, típica del Islam. Encontramos el imamzadeh y la recompensa fue grande. Había una multitud de gente que no ocultaba su asombro al ver extranjeros en ese barrio tan popular. Enseguida se nos acercaron a ofrecernos dátiles. Esto, además de la belleza del mausoleo, hizo que hubiera merecido la pena llegar hasta el lugar.

 

 

¿Cómo llegar a Kashan?

 

Desde Isfahán cogimos un autobús hasta Kashan (unos 220 kilómetros) y el billete nos costó 100.000R – 2,70€ por persona. El autobús nos dejó en una rotonda de la ciudad y desde ahí tuvimos que coger un taxi y regatear un precio hasta el centro.

 

 

 

¿Dónde alojarse?

 

Nos quedamos en el hotel Sayyah, donde la habitación doble con baño y desayuno pero sin wifi nos costó 1.200.000R – 32,40€ la noche.

 

 

¿Dónde comer?

 

Muy recomendable es el Abbasi Traditional Dinning Room, restaurante ubicado dentro de una casa histórica. Sirven comida tradicional iraní y comimos por unos 5 ó 6 euros por persona.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

De peregrinaje por la nevada y montañosa Sinaia

July 4, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes