De paseo por la centenaria ciudad de Turkestán

Kazajistán es un estado en el que conviven el pasado y el presente. A unos kilómetros de la ciudad santa de Turkestán, único punto de la antigua Ruta de la Seda, la ciudad de Almaty, antigua capital del país, se moderniza y avanza hacia la occidentalización a pasos agigantados. Visibles contrastes los que pudimos conocer en nuestro viaje por el país más rico de Asia Central.


Este colosal país, el noveno más grande del mundo y con apenas poco más de 16 millones de habitantes, es el país más desarrollado de toda Asia Central. Su demografía está tan mezclada y revuelta como sus fronteras del sur. Actualmente el 60% de su población es kazaja, el resto está dividido entre rusos, tártaros, ucranianos, uzbekos, bielorrusos, polacos, lituanos y alemanes. La razón de esta mezcla de nacionalidades es que Kazajistán, junto con Siberia, era el lugar favorito de Stalin para enviar a prisioneros a realizar trabajos forzosos. Muchos de los descendientes de estos prisioneros son los que siguen viviendo en Kazajistán hoy en día.


Volviendo a la historia reciente, la repartición de fronteras acaecida después de la independencia de las ex-repúblicas soviéticas de la región, permitió que Kazajistán se quedara con su única joya de la Ruta de la Seda: Turkestán. Ésta es un imán que atrae a numerosos viajeros de la vecina del sur Uzbekistán, que se encuentra tan solo a 165 km de distancia.


En el s. XII, por las calles de Turkestán caminó Kozha Ahmed Yasaui, uno de los hombres musulmanes turcos más santos de la época. Yasaui supo transmitir su filosofía a través de un idioma simple y llano al ciudadano de a pie. Murió en 1166 y su pequeña tumba se convirtió en lugar de peregrinaje. Un par de siglos más tarde, en 1390, Tamerlán (gran conquistador nómada del Asia Central) decidió que esa pequeña tumba no era digna para alguien del calibre de Yasaui, por lo que mandó construir un inmenso mausoleo que no tiene nada que envidiar a los que se encuentran en Samarcanda.


La entrada a este sitio es gratuita ya que se trata del lugar más sagrado de todo Kazajistán, y donde la mayoría de sus visitantes están aquí por peregrinaje religioso, por lo que hay que mostrar respeto en su interior estando en silencio, y las mujeres cubriéndose la cabeza con algún pañuelo (lo importante es simplemente taparse el pelo).


El mausoleo tiene dos plantas y alberga en su interior 34 habitaciones. Cuenta con un kazan (pila) de 2 toneladas que Tamerlán donó para poner agua bendita. La tumba de Yasaui se encuentra al final de la cámara principal, detrás de una puerta de madera ornamentada.


El mausoleo está inconcluso, ya que Tamerlán falleció antes que las obras pudieran ser terminadas. Aún así, su imponente fachada de 40 m. de altura no puede dejar de impresionar a las minúsculas personas que pasean frente a ella.


Todo el complejo del mausoleo de Yasaui se encuentra en lo que antiguamente era una ciudadela. Hoy en día se pueden ver pedazos de sus murallas, aunque son una reconstrucción que se llevó a cabo en la década de los 70.


Además del mausoleo de Yasaui, hay otros mausoleos y mezquitas que ver en la ciudad, así como las ruinas de Sauran, antigua ciudad capital amurallada del siglo XIV.


¿Cómo llegar?


- Desde Almaty, en tren desde la estación de Almaty-II. El billete nos costó como unos 4.000 Tenges (20 €) por persona y sería un trayecto largo (aproximadamente 15 horas).


- Desde Tashkent, el billete de tren cuesta 6.000 Tenges (30 €). La frontera la cruzaríamos por tren, y el trayecto sería de 8 horas y media (nada mal para los escasos 300 kilómetros que las separan).


¿Dónde dormir?


Turkestán es sumamente pequeña. Básicamente la zona turística comprende un par de calles. Le pedimos al taxista que nos dejara en el hotel Sabina, un hotel que tiene 2 precios, dependiendo si te quedas en la planta baja o en la primera.


En el bajo la habitación doble cuesta 2.000 Tenges (10 €) y en el piso superior la habitación cuesta 3.000 Tenges (15 €). La diferencia recae en que la habitación de la planta baja es más pequeña, no tiene escritorio, está más sucia, y el baño no tiene retrete.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social Twitter
  • Icono social Instagram
  • Icono social Flickr
  • Icono social de Google

© Blog de viajes Rihlah. 2018

  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Negro del icono de Instagram
  • Icono negro Flickr
  • Icono negro Pinterest